Psicólogo en Avilés

Una joven se quejaba a su madre mientras esta cocinaba. Tenía muchos problemas, no sabía cómo resolverlos y no veía salida de su situación. La madre cogió tres ollas, las llenó de agua y las puso a hervir. Luego cogió una zanahoria, un huevo y un puñado de granos de café. Puso cada alimento en una de las ollas y se sentó junto a su hija.

– Esperemos a ver qué pasa – dijo.

Veinte minutos más tarde, apagó los fogones. Fue hacia la primera olla.

– Fíjate en la zanahoria. Antes era dura, pero ahora se ha vuelto débil y blanda.

Fue a la segunda olla.

– El huevo antes era suave y de corazón blando, pero ahora se ha vuelto duro y rígido.

Finalmente llegó a la tercera olla.

– Y he aquí al café, que sigue igual, pero ha cambiado el agua que lo rodeaba en otra cosa.

Volvió junto a su hija.

– Aunque los tres alimentos han pasado por la misma situación desagradable (agua hirviendo), cada uno ha reaccionado de una forma distinta. ¿Cómo eres tú ante los problemas? ¿Eres como la zanahoria, aparentemente dura pero débil ante la adversidad? ¿O como el huevo, que con los problemas se vuelve duro y rígido? ¿O tal vez como el café? El café no solo supera el problema, sino que cambia lo que le rodea hasta hacerlo mejor y más sabroso. Si consigues mejorar ante los problemas y convertir lo malo en algo bueno, nada podrá vencerte. Lo que nos daña no son las circunstancias, sino cómo reaccionamos ante ellas.

Anuncios

Acerca de Maxi

Psicólogo General Sanitario. Consulta privada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s